La reciente aprobación de la Ley de Responsabilidad Medioambiental (Ley 26/2007 de 23 de octubre y Real Decreto 2090/2008 de 22 de diciembre), transposición de la Directiva Europea 2004/35/CE sobre responsabilidad medioambiental, ha tenido como consecuencia una nueva responsabilidad administrativa de las empresas que puedan, por su actividad productiva, provocar daños al medioambiente, bajo el principio de quién contamina paga y repara.

La nueva normativa tiene un gran alcance: las empresas especificadas en su anexo III deberán reparar los daños (“cambios adversos significativos”) producidos a las aguas subterráneas y superficiales, los suelos, las costas y rías, los hábitats y especies silvestres.

Es necesario identificar y evaluar los riesgos ambientales según la metodología recomendada en el art. 34 del RD 2090/2008 (norma UNE 150008), para proponer soluciones que permitan minimizar los riesgos detectados y determinar la cuantía de la garantía financiera, herramienta que la ley pone a disposición de los operadores para que puedan hacer frente a los gastos debidos a un accidente.

Desde nuestra empresa ofrecemos la experiencia de nuestros equipos en la realización y seguimiento de:

  • Due Diligence Ambientales (Auditorías).
  • Evaluaciones de Impacto Ambiental.