El riesgo se suele definir como la combinación de la probabilidad de un suceso y sus consecuencias o impactos. En todos los tipos de empresas existe un potencial de sucesos e impactos que pueden llegar a constituir oportunidades para conseguir beneficios o amenazas para el éxito.


La gestión de riesgos es una parte esencial de la gestión estratégica de cualquier empresa. Es el proceso por el que las empresas tratan los riesgos relacionados con sus actividades, con el fin de obtener un beneficio sostenido en cada una de ellas y en el conjunto de todas las actividades.


Una gestión de riesgos eficaz se centra en la identificación y tratamiento de estos riesgos. Su objetivo es añadir el máximo valor sostenible a todas las actividades de la empresa.